Relajación y Respiración Durante el Embarazo, Parto y Post Parto

7 Respiración durante el embarazo

Es básico que la gestante comprenda la importancia de tener que respirar bien o mal, para ella y para su hijo.

Existen diferentes métodos para conseguir un estado de relajación psíquica y física, pero el parto se acompaña de una carga de estrés y emotividad muy fuerte que puede ser difícil llegar a un grado adecuado de relajación.

En este artículo te explicaremos algunas terapias alternativas para que logres una relajación adecuada durante el embarazo, parto y post parto.

Con la inspiración tomamos el aire, oxígeno, que necesita nuestro organismo para todas sus funciones. Con la respiración nos deshacemos de las sustancias que no nos sirven, el anhídrido carbónico.

Cuando el intercambio no se realiza correctamente, aparecen los efectos no deseables que dificultan la oxigenación del niño y la presencia de ácido láctico en los músculos maternos, con el consiguiente dolor.

Los siguientes puntos son importantes que los conozcas.

Efectos benéficos de la respiración controlada:

  • Garantiza el aporte de oxígeno necesario.
  • Aumenta la capacidad pulmonar.
  • Centrar la atención, durante el parto, en una actividad provechosa y eludir tener el pensamiento fijo en la contracción, posiblemente asociada al dolor.
  • Crea un reflejo condicionado positivo: Contracción – Respiración.

Existen tres formas de respiración: Abdominal, torácica y completa.

La respiración puede tener un ritmo rápido o lento.

La intensidad de la respiración puede ser profunda o superficial.

Los patrones de respiración para el parto son: sincrónica, soplante, jadeo y de apnea más torácica en expulsivo.

YOGA PRENATAL

Es recomendable para las futuras mamás, pues a través de ejercicios sencillos, respiraciones y meditaciones, llegan poco a poco, sin demasiados esfuerzos, a tener más energía y fortaleza, ayuda también a que su sistema nervioso se mantenga estable y a su mente a no ir corriendo detrás de todos los pendientes.

Lo más importante es que lleva a un estado de consciencia presente y pacifica que da a las madres la confianza de poder llegar al final y afrontar con fortaleza la grande y maravillosa misión a la que se han comprometido.

MUSICOTERAPIA

Consiste en la aplicación de la música para favorecer un cambio emocional y de esta forma incidir en lo fisiológico y viceversa

La música puede proporcionar un estado de equilibrio mental y físico que incide positivamente en el paciente. La madre ciertamente puede beneficiarse utilizando la musicoterapia cuando presenta síntomas de ansiedad o está pasando por estados depresivos, es también un poderoso auxiliar para trabajar con la relajación.

Durante el parto se puede ambientar la sala de expulsión para ayudarla a estar tranquila, a relajarse y a disfrutar lo más que pueda su parto.

Los bebés prematuros obtienen beneficios al escuchar música mientras se les mantiene en incubadoras. Se ha observado que suben de peso en mayor proporción que aquellos a los que se les deja solos.

Ciertamente, la música no debe ser el único estímulo, ya que la madre juega el rol más importante y debe estimular física y auditivamente con cariños y palabras o cantos a su bebé.

EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

Para vivir el parto de manera consciente, de una forma muy gratificante, es necesario que controles tu cuerpo en todo momento. Ni debes dejar que sucedan las cosas de manera incontrolada, ni tampoco solicitar medicamentos con la primera contracción.

Todos los tratamientos pueden tener efectos no deseables para ti o para el niño. Por eso se debe usar lo necesario, pero nada más.

Existen diferentes métodos para conseguir un estado de relajación psíquica y física, pero el parto se acompaña de una carga de estrés y emotividad muy fuerte que puede hacer difícil llegar a un grado adecuado de relajación. Muchísimas mujeres lo consiguen, cuando lo desean intensamente y entrenan todo el embarazo.

¿Quieres empezar a entrenar?

Acostada muy cómodamente sobre tu lado izquierdo ponte una música suave, de fondo.

Imagina o recuerda algún lugar que sea muy agradable para ti.

Cierra los ojos y no pienses en nada ajeno a lo que pretendes hacer ahora: Relajarte.

Cierra las manos y aprieta. Lo mismo con otros músculos. Debes tomar conciencia del concepto apretar – aflojar. Es básico para relajarte.

Realiza una profunda respiración inspiración y espira lenta y totalmente. Continúa con una respiración abdominal lenta.

Ahora empieza el ejercicio de relajar parte a parte tu cuerpo. Empieza por la frente, aflojando los músculos y centrando tu atención en un imaginario punto en el centro.

Luego visualiza todo tu cuerpo, poco a poco, y ordena a tus músculos que descansen ahora.

Cuando llegues al vientre conecta con tu hijo y habla con él. Dile mentalmente todas las “amorosidades” que sientes. Asegúrale que él te gusta, aún sin conocerle y que le amas profunda e incondicionalmente. Que siempre será así.

Cuando consigas que todo tu cuerpo esté relajado, puedes percibirlo como una sensación de peso. Como si tu cuerpo pesara mucho más.

También se percibe como si no pesaras nada y estuvieras flotando entre las nueves. Esto no es importante. Cuando pasen unos 15 minutos, puedes terminar el ejercicio realizando una inspiración y espiración profunda.

Al mismo tiempo moviliza los dedos de las manos y los pies para comprobar tu tono muscular. Poco a poco tonifica el resto del cuerpo y abre los ojos. Tu ejercicio ha terminado.

Para conseguir manejar bien el ejercicio y su efectividad solo tienes que practicarlo cada día.

Dra Laritza Hernández

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *